Noticias

Trabajadores cinematográficos, de cineclubes y salas comunitarias se manifestaron en contra de la agresión estadounidense

William Santana, presidente de la Cinemateca Nacional, ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, informó de la proclama que trabajadores cinematográficos y audiovisuales, Salas Comunitarias y Asociadas, la Red Nacional de Cineclubes, organizaciones sociales y centros de exhibición del país suscribieron en el marco de la celebración del Día Nacional del Cine, en torno a los hechos recientes de agresión por parte del gobierno estadounidense contra el pueblo venezolano, intentando ejecutar un golpe de estado en el país.

Entrevistado este martes en el noticiero Cultura al Día de Alba Ciudad, Santana informó de las diferentes actividades realizadas por distintos voceros de las instituciones que forman parte de la Plataforma del Cine del Ministerio de la Cultura, junto a voceros de la Red Nacional de Cineclubes y otras individualidades. Indicó “que de forma mancomunada convenimos en el desarrollo de una programación dirigida a los 122 años del Día Nacional del Cine”, la cual estuvo “cargada de contenido político, porque es importante enlazar la celebración del cine venezolano con el acontecimiento que está viviendo Venezuela en este momento”.

“Esa actividad en particular, y todas las demás, nos han servido para la lectura de una proclama donde la comunidad cinematográfica, los cineclubistas y las salas comunitarias, fijamos una posición firme en rechazo a la agresión que hacen los Estados Unidos contra el pueblo venezolano”.

Recordó que la Cinemateca y los cineclubes protestaron cuando la dictadura de Augusto Pinochet persiguió a los creadores chilenos, lucharon por la democratización de la pantalla, así como para que los estados acompañaran la financiación de una cultura cinematográfica que recogiera la identidad nacional.

“De manera que, en este momento, nuestra Cinemateca no puede quedarse al margen ante un panorama bastante sombrío, que ha condenado a los venezolanos a restricciones de carácter económicas, sociales y culturales. Por eso, nuestros espacios estarán abiertos a nuestro público para que pueda disfrutar a un precio razonable de esas propuestas cinematográficas que se producen en el mundo”, señaló Santana.

“También hemos aprovechado para reunir a las personas alrededor de la Cinemateca, para pronunciarnos firmes y llevar nuestra voz a todas las cinematecas del mundo, solicitar su solidaridad y juntos luchar contra lo que creemos que es un agravio contra la expresión de la República”.

La proclama compara los tiempos actuales con los que vivió Cipriano Castro entre 1902 y 1903, cuando las marinas de guerra de Francia, Italia y el Imperio Británico bloquearon las costas venezolanas exigiendo el pago de deudas, lo cual fue retratado en la película “La Planta Insolente” de Román Chalbaud.

 

Texto: Alba Ciudad (LBR)

Agregar Comentario

Click para comentar

A %d blogueros les gusta esto: