destacado

Una emotiva y conmovedora historia en el llano venezolano

Hace tres años comenzó una aventura cinematográfica llamada El Dicaprio de Corozopando. Tras su estreno en las principales salas del país los dos niños protagonistas, ya adolescentes, conversan de su experiencia, de la emoción de llevar este sueño llanero a la pantalla y de las expectativas que albergan con su primera actuación.

Venezuela Estrena: ¿Qué les pareció la historia que se cuenta en la película?
Dubrasli Loreto: Es una historia completa, muy bonita; algo que no se había visto antes. Tiene su toque chistoso, pero también conmueve y deja su reflexión. A través de la película podemos conocer un poco de Corozopando y su gente, que son muy amables, aunque no tanto como en la vida real.
Luis Yánez: Es chévere porque trata de Corozopando, un pueblo olvidado que a través de la historia sale adelante. No es un pueblo muy conocido; lo único que se sabe de él es que allí se hacen las mejores quesadillas. A través de esta película se van a conocer muchas cosas sobre el llano.

VE: ¿Cómo fue el primer encuentro que tuvieron con el director Luis Rahamut?
LY: Fue algo muy sorpresivo, aunque ya un tío me había avisado que necesitaban un niño para el (personaje) protagonista. Esperé un tiempo y entonces el director y el productor fueron al pueblo y me invitaron al Hato La Fe. Allí hicieron el casting y empezamos a ver nuestros personajes, cómo nos relacionábamos y si teníamos conexión. Todo se dio de manera natural.
DL: En mi caso dije… ¡guao, una película! Fui por tres amigas. Siempre hacíamos todo juntas (risas). Sólo había estado en modelaje y tuve que pasar por tres audiciones para llegar al casting del Hato La Fe. Allí conocí al (director) Luis Rahamut.

VE: Háblennos de sus personajes y de lo que hacen en la película.
LY: Mi personaje es Rubén Darío, el cual es elegido por el alcalde del pueblo, Aroldo Betancourt, para sacarlo adelante. Este alcalde quería ganar las elecciones y necesitaba que el pueblo fuera conocido.
DL: Yo fui Carmencita, su mejor amiga. Era como su doctora, siempre estaba detrás de él… y como que me gustaba. Es una niña que quería ser doctora y su mamá le decía que no. En la última parte de la historia, ella le cuenta que también quiso ser doctora. Mi mamá (en la película) es muy cerrada, sólo quiere que haga quesadillas. Tiene una negatividad por miedo a que Carmencita fracase, pero ella persevera. Y tú te preguntas: ¿cómo puede haber personas que te dicen que no puedes sólo porque ellas no lo lograron? Todo tiene su tiempo, y Dios te pone obstáculos para que tú los pases.

VE: ¿Creen que la película será del agrado del público?
DL: Quizás a algunos les guste y a otro no. Unos dirán ¡qué chévere que se grabó allí!… por la música llanera, el acento, la manera de vestir, esos paisajes increíbles y la forma de ser de las personas, amables, cariñosas y serviciales… Por lo menos a la gente del pueblo le gustó y algunos ya están esperando la segunda parte (risas).

VE: ¿Tienen planes de seguir trabajando en cine luego de esta experiencia?
LY: Para mí sería un gusto hacer otra. Tal vez venga una oportunidad en La Viuda Millonaria 3. Sería un orgullo.
DL: No tenía nada de experiencia. Ni idea de lo que era trabajar en el cine, pero encantada si se da otra oportunidad. Me gustaría seguir trabajando en esto, compartir con las personas.

Agregar Comentario

Click para comentar

A %d blogueros les gusta esto: